Solicitamos su permiso para obtener datos estadisticos de su navegacion en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.
Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK |
Escuelas de Futbol | FUNDACION MARCET | Academia de porteros | Cursos de futbol infantil para jugadores, entrenadores y porteros - Siempre hay margen de mejora
      
Contactos
 
 
Inicio
Fundaciˇn Marcet
J. Marcet
MÚtodo Plan Marcet
Cuerpo tÚcnico
Profesores y coach mentor
Barcelona, nuestra sede central
Conferencias
Presentes en 5 continentes
Colabora con nosotros
Tecnof˙tbol y Neurof˙tbol
Cursos en DVD
La prensa habla de nosotros
Los padres hablan de nosotros



Inicio
 
Siempre hay margen de mejora
 

"He venido a este curso intensivo para trabajar mi técnica. Mis compañeros de equipo prefieren descansar en verano, pero yo soy ambicioso y quiero llegar a ser un profesional". Las palabras de Maël Caisson no sólo dan cuenta de su compromiso deportivo y su afán de superación. También demuestran que los cursos intensivos representan un recurso fundamental en el camino hacia la excelencia futbolística.

Maël tiene 13 años y lleva toda su vida en las filas del AS Monaco FC, uno de los clubes más importantes de Francia. Está en la élite del fútbol galo y no busca otro equipo. Pero sabe que siempre hay margen de mejora y que cada día -incluso en verano- es una buena oportunidad para progresar. Eso sí, para él no ha sido simple encontrar un curso intensivo de su nivel.

"He venido a Marcet porque en Francia no hay nada de este tipo. Vi que había muchos campus que ofrecían 10 o 15 horas de fútbol a la semana. Pero en este Curso de Alto Rendimiento me garantizan 40 horas", explica Maël, que seguirá trabajando a distancia con Marcet: "Grabaré mis partidos y se los enviaré a los analistas. Luego nos reuniremos por videoconferencia y me comentarán lo que he hecho bien y lo que hecho mal".



El caso del defensa del Monaco es muy parecido al de otros tres chicos que han acudido a los cursos de Alta Tecnificación: Adrían Melero, Pablo Melero y Jaime Barral. Los tres benjamines juegan en el Real Madrid CF y han acudido a Barcelona para "mejorar técnicamente y aprender a hacer pases largos".

El año que viene darán el paso al fútbol 11, y se quieren preparar de la mejor manera para mantener el nivel que exige un club como el Real Madrid. Mientras, en Marcet mejoran técnicamente, disputan un torneo de nivel como la World Cup y ponen en práctica valores como el respeto, el compañerismo o el orden y la higiene personal. Como dice Jaime, "al final te encuentras bien porque aprendes mucho y te sientes mejor".