Solicitamos su permiso para obtener datos estadisticos de su navegacion en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.
Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK |
Escuelas de Futbol | FUNDACION MARCET | Academia de porteros | Cursos de futbol infantil para jugadores, entrenadores y porteros - Una expedición épica
      
Contactos
 
 
Inicio
Fundación Marcet
J. Marcet
Método Plan Marcet
Cuerpo técnico
Profesores y coach mentor
Barcelona, nuestra sede central
Conferencias
Presentes en 5 continentes
Colabora con nosotros
Tecnofútbol y Neurofútbol
Cursos en DVD
La prensa habla de nosotros
Los padres hablan de nosotros



Inicio
 
Una expedición épica
 
Viajar es parte del trabajo de cualquier jugador profesional. Madrugones, desplazamientos largos, climatologías complicadas... Los equipos de élite alivian estos traslados viajando en 'business class', pero para la inmensa mayoría de los futbolistas la realidad es muy distinta.

"Incluso en Segunda División es normal desplazarse en autocar", comenta Carlos Rivero, director técnico de la Academia de Alto Rendimiento Marcet. "Lo normal es hacer viajes de siete u ocho horas con total normalidad. Ésa es la dinámica a la que tiene que acostumbrarse cualquiera que pretenda ser futbolista profesional. El problema es que muchos ven estos desplazamientos como una especie de excursión y no se focalizan en el objetivo, que es lo que va a ocurrir cuando el árbitro pite".

En este sentido, la formación de un futbolista completo no pasa sólo por la técnica, la táctica o la fortaleza mental. También hay que aprender a afrontar desplazamientos duros, cuidando cada detalle para llegar al partido en las mejores condiciones. No importa la distancia, ni las condiciones climáticas. Que truene, llueva o nieve, el objetivo es competir. Y así lo demuestra la expedición Marcet que se enfrenta al CD Numancia. Siete horas de ida y otras siete de vuelta en un mismo día. En medio, una nevada espectacular que obliga a suspender el partido acabada la primera parte.

  • 05:00 h. - Suena el despertador. Los jugadores, con las maletas listas desde el día anterior, salen de su residencia en Barcelona y se dirigen al comedor.
  • 05:45 h. - La expedición acaba el desayuno y recoge el material deportivo que habrá que llevar a Soria.
  • 06:00 h. - El autocar arranca con destino a Soria. La gran mayoría de los jugadores saca sus almohadas y se duerme enseguida. "En un viaje así es muy importante tener la oportunidad de descansar correctamente", explica Santiago Hernández Riaño, extremo colombiano de la Academia de Alto Rendimiento Marcet. Dormir con una buena almohada y manteniendo una posición corporal adecuada es fundamental para que el viaje no pase factura. 

 

 

  • 10:30 h. - El autocar detiene su camino en Alfajarín, a pocos kilómetros de Zaragoza. Según Rivero, se trata de una parada "muy importante" para poder desayunar y estirar las piernas. "Ningún detalle se deja al azar. Hay que medir bien los tiempos, establecer pausas, llevarse entretenimiento para el viaje, llegar tres o cuatro horas antes del partido, cuidar la alimentación..."
  • 12:30 h. - La expedición llega a Soria y se dirige al estadio 'Los Pajaritos', sede del histórico club de la ciudad castellano-leonesa. "Aquí hemos tenido la oportunidad de ver que nos vamos a enfrentar a un muy buen club y que no hemos hecho un viaje tan largo para nada", señala Santiago: "Ver entrenarse a los jugadores del primer equipo me ha motivado aún más".
  • 13:30 h. - Los jugadores y el cuerpo técnico comen en un polideportivo de Soria. Después, dan un paseo por el centro de la ciudad antes de dirigirse a los campos para disputar los partidos contra el CD Numancia.

 

 

  • 15:30 h. - Llegada a la Ciudad Deportiva Francisco Rubio Garcés. Estamos en marzo, pero el frío se nota mucho. "Justo antes de empezar el calentamiento empieza a llover y entendemos que será un partido de mucha lucha, porque el campo mojado se presta para eso", apunta Santiago, subrayando que estas condiciones atmosféricas le motivan sobremanera. Según Rivero, acostumbrarse a climas distintos o a jugar en horarios poco habituales es fundamental para un profesional: "También eso puede determinar que algunos jugadores lleguen o no a la élite".
  • 17:00 h. - Empieza el partido. En el preciso momento en que el árbitro pita el comienzo, la lluvia que cae del cielo empieza a transformarse en nieve, creando una atmósfera inesperada e insólita. Con el paso de los minutos un manto blanco cada vez más grueso cubre el terreno de juego y el partido se convierte en una batalla épica. Sobre todo teniendo en cuenta que muchos jugadores -Santiago entre ellos- no habían visto antes la nieve.
  • 17:45 h. - Termina la primera parte con un 0-0 en el marcador. Varios futbolistas no pueden ni hablar por el frío y tiemblan como hojas al viento. El árbitro decide suspender el partido, ya que el terreno de juego está completamente cubierto de nieve. Santiago y sus compañeros se calientan en el vestuario. Una vez recuperados, salen para sacarse unas fotos con la nieve, algo que nunca antes habían podido hacer.

 

 

  • 18:30 h. - El autocar de la expedición pone rumbo a Barcelona bajo una nevada que no tiene pinta de terminar pronto.
  • 01:00 h. - Tras una pausa en Alfajarín, los jugadores llegan a la Ciudad Condal, donde les espera el mismo clima primaveral que habían dejado casi un día antes. Ahora, por fin, pueden descansar en su residencia.

Santiago y sus compañeros vuelven cansados tras un viaje de 19 horas, pero lleno de alegría por lo que han vivido gracias al deporte que aman. "Los recuerdos y las experiencias de este viaje son inolvidables", sentencia el extremo colombiano. "En estos desplazamientos aprendes de verdad cómo es la vida de un futbolista. Durante el partido me caía nieves en los ojos y no podía ni hablar por el frío, pero seguía corriendo sin parar. Estaba motivadísimo, porque había un atmósfera espectacular. Es algo que nunca olvidaré, una experiencia única, una maravilla. Y todo esto ha sido gracias el fútbol".