Solicitamos su permiso para obtener datos estadisticos de su navegacion en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.
Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK |
Escuelas de Futbol | FUNDACION MARCET | Academia de porteros | Cursos de futbol infantil para jugadores, entrenadores y porteros - Un pichichi para el Barša
      
Contactos
 
 
Inicio
Fundaciˇn Marcet
J. Marcet
MÚtodo Plan Marcet
Cuerpo tÚcnico
Profesores y coach mentor
Barcelona, nuestra sede central
Conferencias
Presentes en 5 continentes
Colabora con nosotros
Tecnof˙tbol y Neurof˙tbol
Cursos en DVD
La prensa habla de nosotros
Los padres hablan de nosotros



Inicio
 
Un pichichi para el Barša
 
 
Marisol aún recuerda la primera vez que su hijo golpeó una pelota. "Estábamos en Bogotá, sentados en la terraza de nuestra casa. El niño tenía un año y medio. De repente cogió una pelota y la pateó con la izquierda. La fuerza del golpeo me llamó mucho la atención y pensé enseguida que el fútbol sería su pasión". Trece años después, Juan David Fuentes mete goles como churros y está a punto de convertirse en jugador del FC Barcelona.

"Es un jugador completo, con muchas virtudes", comenta Rubén Martí, coordinador de las categorías inferiores en la Fundación Marcet. "Es rápido, intenso, va muy bien al espacio, tiene una gran técnica individual, una zurda espectacular...  Es un rematador y no tarda nada en montar una jugada de gol. Además, defiende bien. Es un jugador espectacular, que motiva siempre al equipo. Es un ejemplo y un líder natural".

Juan David llegó a Marcet desde el CEF Montcada. "Pensaba quedarme allí para siempre", recuerda el jugador. "Luego todo me vino de repente... El año pasado completé una temporada muy buena. Ganamos la Liga y metí 103 goles. Me llamaron muchos equipos de División de Honor, pero yo quería volver a Marcet para mejorarme. Era lo que yo buscaba para poder salir a un equipo grande".

Nueva posición en el campo

El plan le salió perfecto. Juan David llegó siendo extremo izquierdo, pero los técnicos Marcet descubrieron su enorme potencial como delantero centro. En su nueva posición está protagonizando una temporada espectacular y es ahora pichichi de la Liga. Entre sus logros destacan los cuatro goles que marcó contra el Infantil B del RCD Espanyol. Unas actuaciones que no tardaron en llamar la atención de los grandes clubes de España.

"Hace tres meses me llamó el Valencia", cuenta el delantero. "Tenía mucha ilusión. Era la primera vez que me llamaba un equipo de Primera División, y además con una buena cantera. Fui a ver las instalaciones y me encantó todo, pero al final me enteré de que también el Barça se había interesado por mí". Para Juan David y sus padres el club azulgrana era mejor opción, porque no obligaba al chico a trasladarse a otra ciudad y tener que dejar a su familia.


"Es una gran bendición que esté en un equipo de ese nivel, no lo esperábamos", comenta la madre del delantero en alusión a los sacrificios económicos que tuvieron que hacer para que Juan David pudiera jugar al fútbol. Después de unos años en Colombia, donde el chico había nacido, su familia decidió mudarse a España en 2008. "Éramos cuatro, yo estaba a punto de quedarme embarazada y mi marido ganaba 1.000€ al mes", cuenta Marisol. "Los amigos colombianos de Juan David tuvieron que enviarle botas de fútbol para que pudiera jugar. Todos nos tuvimos que sacrificar para apoyarlo. En los años más duros de la crisis estuvimos viviendo con 213€ al mes, pero nunca le sacamos del fútbol. También gracias a Marcet, que nos ofreció una beca".

Ahora Juan David sigue liderando el Infantil A Marcet, pero cada lunes ya se entrena con el cadete B del Barça. "Estoy empezando a conocer el ambiente poco a poco antes de sumarme definitivamente a la disciplina de mi nuevo club en julio", explica el delantero, que demuestra gran personalidad no sólo en el campo, sino también ante la cámara. "El nivel es muy alto y tendré que poner mucho de mi parte para ganarme el sitio. Muchas ganas y mucho esfuerzo". Como el que pusieron sus padres para que Juan David pudiera realizar uno de sus sueños: ser jugador del FC Barcelona.