Solicitamos su permiso para obtener datos estadisticos de su navegacion en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.
Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK |
Escuelas de Futbol | FUNDACION MARCET | Academia de porteros | Cursos de futbol infantil para jugadores, entrenadores y porteros - El talento que China no puede comprar
      
Contactos
 
 
Inicio
Fundaciˇn Marcet
J. Marcet
MÚtodo Plan Marcet
Cuerpo tÚcnico
Profesores y coach mentor
Barcelona, nuestra sede central
Conferencias
Presentes en 5 continentes
Colabora con nosotros
Tecnof˙tbol y Neurof˙tbol
Cursos en DVD
La prensa habla de nosotros
Los padres hablan de nosotros



Inicio
 
El talento que China no puede comprar
 
La experiencia cotidiana de un entrenador de fútbol le proporciona (queriéndolo o no) un aprendizaje continuo; pero este aprendizaje es insuficiente para el fútbol actual, muy acelerado en sus cambios y extremadamente competitivo. Durante mucho tiempo la formación de un técnico terminaba con la obtención de sus correspondientes licencias y sus lentas -o inexistentes- actualizaciones. Hoy en día esto ya no sirve. Estamos viviendo una aceleración histórica y el fútbol del futuro está cada vez más cerca del fútbol del presente.

La tecnología y la creciente disponibilidad de imágenes obligan a los entrenadores a aprender de forma continua. Ponerse al día es indispensable para adaptarse a las exigencias del fútbol actual. El aprendizaje es una necesidad obvia para cualquier técnico que quiera destacar y aspirar a un contrato profesional, porque el mundo del fútbol ya no sabe cómo absorber la inmensidad de entrenadores mediocres no cualificados que se ofrecen a clubes y centros de formación.
 

Se necesitan entrenadores que den rendimiento óptimo en todo momento. Tanto a nivel profesional como de fútbol formación. Y los clubes también necesitan aprender continuamente. Es imprescindible investigar, innovar, reinventarse... Pero estas actividades no surgen por generación espontánea. En el fútbol, para poder inventar primero hay que aprender a hacerlo, y para ello hace falta crear un entorno de aprendizaje eficaz y estimulante. Porque los entrenadores o aprenden o se marginan.

Este prisma no enfoca el futuro de los técnicos como una condena. Si quieren sobrevivir tienen que estudiar. Pero si estudiar es duro, aprender es extraordinario. Adquirir nuevos conocimientos es una de las experiencias más superlativas del ser humano. Aun así, los sistemas de formación de entrenadores en la mayoría de los países olvidan con frecuencia que hay que fomentar la satisfacción de aprender, descubrir, explorar, conocer. En el fútbol formación hay un momento dramático en la evolución educativa de todos los técnicos, que se da cuando éstos sustituyen el deseo de saber por el deseo de ganar a toda costa.

Además de la pasión por aprender y de la ampliación de la capacidad de aprender, hay un tercer factor fundamental: saber lo que hay que aprender. El talento de un entrenador no está antes, sino después de su formación. Por tanto, ésta tiene que ser capaz de generar ese talento, que otra cosa no es sino el principal recurso futbolístico de un país. Más allá de sus dimensiones territoriales, demográficas y financieras. O de si su idioma oficial es el chino.
 
 
Por José Ignacio Marcet, presidente de la Fundación Marcet