Solicitamos su permiso para obtener datos estadisticos de su navegacion en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.
Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK |
Escuelas de Futbol | FUNDACION MARCET | Academia de porteros | Cursos de futbol infantil para jugadores, entrenadores y porteros - El sueño americano de María
      
Contactos
 
 
Inicio
Fundación Marcet
J. Marcet
Método Plan Marcet
Cuerpo técnico
Profesores y coach mentor
Barcelona, nuestra sede central
Conferencias
Presentes en 5 continentes
Colabora con nosotros
Tecnofútbol y Neurofútbol
Cursos en DVD
La prensa habla de nosotros
Los padres hablan de nosotros



Inicio
 
El sueño americano de María
 
El sueño americano de María empezó en el barrio de Horta, Barcelona. A escasos metros de la salida 4 de la Ronda de Dalt, donde se acaba el gris del asfalto y empieza el verde de los canchas de fútbol. "Es allí donde realmente comprendí que quería dedicar mi vida al deporte y me di cuenta de la seriedad con la que tenía que enfocarlo. Haber estado viviendo y entrenando en la Fundación Marcet, más allá de sumar puntos en mi currículum, me hizo madurar y comprender el fútbol de verdad. Si no hubiera sido por eso y todo lo que me enseñaron, no hubiera conseguido una beca deportivo-académica en el Bethany College".

María Concha Vázquez (Querétaro, 1999) empezará el próximo agosto su andadura en Virginia Occidental. Estados Unidos es la opción perfecta para una chica que siempre ha tenido muy claro que la vida de un futbolista es muy corta y  la vida de un ex futbolista es muy larga. "Quiero estudiar y terminar una carrera, pero sé que puedo compaginarlo con el deporte, encontrar un equilibrio", comentó la portera mexicana durante su etapa en Barcelona: "Quiero estudiar Periodismo o Comunicación y enfocarme en los deportes. Sería padrísimo jugar algunos años en un equipo profesional y luego vivir de eso cuando me retire".


El sistema universitario americano parece diseñado precisamente para compaginar estos dos aspectos. Se trata de utilizar el fútbol para tener la oportunidad de estudiar en las universidades más prestigiosas del mundo. ¿Cómo? "Es un proceso largo, que dura más de un año", advierte María. "Lo primero que tienes que hacer es un currículum deportivo y académico. También hay que entregar un vídeo con tus mejores momentos en partidos y entrenamientos. Después hace falta superar dos exámenes que todas las universidades en Estados Unidos te piden, el SAT y el TOEFL". Con esto, estás en el escaparate y las universidades interesadas en tu perfil te empiezan a contactar.

"Yo recibí correos de diferentes 'colleges' y estuve en comunicación con diversos entrenadores por medio de videollamadas", explica María, que tuvo dónde elegir. "Visité las universidades que más me interesaban y al final opté por Bethany College, donde estudiaré Comunicación Deportiva. Decidí estudiar en EEUU porque allí es posible estudiar una carrera y a la vez competir a un gran nivel. En las universidades de este país hay un buen equilibrio entre la dimensión académica y la deportiva. Ambas están a un muy buen nivel y tienen la misma importancia".
 

Otro elemento que María tuvo en cuenta a la hora de optar por EEUU tiene que ver con su condición de chica. "Mi entrenador en México siempre me dijo que si yo quería seguir con el fútbol en serio, tenía que salir del país", recuerda la portera, explicando lo difícil que sería seguir con su carrera deportiva en una nación donde el 'deporte rey' es eminentemente masculino.

Claudia Vázquez, madre de la guardameta, explica que cuando su hija llegó a Barcelona ni había una liga femenina en México: "Sus entrenadores empezaron a preocuparse, porque no podía seguir jugando en un equipo masculino. En algunos torneos había que pedir permisos especiales para poder alinearla; en otros, no la dejaron directamente. Su desarrollo futbolístico ya se estaba frenando". De ahí la decisión de que María se formara un año en Marcet y siguiera luego su camino en EEUU.


Mientras, México estrenó una liga femenina, pero es un campeonato que está en sus fases iniciales y no tiene una representación territorial que abarque toda la nación.  "Cada vez hay más apoyo e interés, pero en otros países la situación está mucho mejor, como en EEUU", explica María, que a partir de agosto será parte del equipo femenino de Bethany College y competirá en la NCAA. Una liga verdadera, en un país donde el deporte es un asunto serio. Tanto cuanto los estudios.