Solicitamos su permiso para obtener datos estadisticos de su navegacion en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.
Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK |
Escuelas de Futbol | FUNDACION MARCET | Academia de porteros | Cursos de futbol infantil para jugadores, entrenadores y porteros - Visita de la Fundación Marcet al Cottolengo
      
Contactos
 
 
Inicio
Fundación Marcet
J. Marcet
Método Plan Marcet
Cuerpo técnico
Profesores y coach mentor
Barcelona, nuestra sede central
Conferencias
Presentes en 5 continentes
Colabora con nosotros
Tecnofútbol y Neurofútbol
Cursos en DVD
La prensa habla de nosotros
Los padres hablan de nosotros



Inicio
 
Visita de la Fundación Marcet al Cottolengo
 
 
Una vez al año y, coincidiendo con estas fechas navideñas, la Fundación Marcet organiza una visita la Cottolengo para colaborar con los enfermos que allí residen. Tiene un objetivo importante dentro del plan de formación deportiva que ofrecemos: que los que acuden a esta cita puedan darse cuenta de una realidad distinta a la que ellos habitualmente están acostumbrados a ver.

Cada año son más los jugadores que asisten. Unos traen algún juguete o ropa o un donativo. Tienen claro que debe ser algo personal, fruto de su generosidad. Pero saben que el mejor regalo que llevan es poder dedicar parte de su tiempo a los enfermos que necesitan de compañía y de cariño.

La visita comenzó con un audiovisual explicando con detalle qué era el Cottolengo y quién vive allí. Cómo se mantienen de la generosidad de los demás. Pudieron darse cuenta que las personas que atienden a los enfermos están muy alegres y los enfermos también.

Más adelante, nos enseñaron las dependencias. Les llamó la atención la capacidad de hacer cosas: tapices impresionantes, maquetas preciosas, regalos para sus familiares, etc.
 
 
Por último, llegó el momento de ayudar. Había que colaborar para darles la comida ya que muchos no pueden hacerlo sin ayuda. Fue un momento bastante duro. Sin embargo, daba alegría ver como charlaban con los enfermos y les ofrecían toda la simpatía y la alegría que podían. Todos los que asistimos quedamos muy impactados y con ganas de volver de nuevo el próximo año.

Unos padres que nos acompañaron comentaron a la vuelta que les había gustado mucho la visita y que debían ir todos los niños porque es una lección importante muy difícil de olvidar y además sales muy contento de haber podido ayudar a los demás. Ha sido una buena lección de generosidad.